Noticias

POR QUÉ LA DERROTA MASIVA DE ISRAEL EN LA ONU NO ES TAN MALA COMO PARECE

Enlace Judío México.

 

Perder 128-9 duele. Pero, gracias al alcance diplomático de Netanyahu y las amenazas de Trump de cortar la ayuda a los estados que se oponen a su movimiento en Jerusalén, también hay buenas noticias.


RAPHAEL AHREN

En la diplomacia israelí, todo es relativo.

¿Fue el resultado de la votación del jueves en la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el estado de Jerusalén una pérdida dolorosa o un éxito sorprendente para Israel? Depende de cómo se mire. Pero ciertamente no fue tan malo como muchos esperaban.

Los funcionarios palestinos, naturalmente, enfatizaron el hecho de que hubo un increíble resultado de 128 síes y solo nueve noes.

Solo el cinco por ciento de los países que votaron el jueves se opusieron a la resolución, que rechazó el reconocimiento por parte de la administración estadounidense de que Jerusalén es la capital de Israel y llamó a los países a no trasladar sus misiones diplomáticas a la ciudad.

Eso ciertamente constituye una aplastante derrota para Israel y para la administración Trump.

Los funcionarios israelíes, sin embargo, optaron por mirar el otro lado de la moneda, centrándose en aquellos países que no apoyaron la resolución.

Nueve países: Estados Unidos, Israel, Togo, Guatemala, Honduras, Micronesia, Nauru, Palau, Islas Marshall y Honduras votaron no. En la Asamblea General, no importa que las cuatro naciones insulares del Océano Pacífico que votaron no juntas tengan menos habitantes que Beersheba; el voto de cada país pesa exactamente lo mismo.

Hubo también 35 abstenciones y 21 países estuvieron ausentes o no votaron en absoluto.

El hecho de que un total de 65 naciones no votaron activamente contra la decisión del presidente estadounidense Donald Trump el 6 de diciembre de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y su intención anunciada de trasladar la embajada de Estados Unidos a la ciudad santa fue “enormemente significativo“, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Emmanuel Nachshon animado.

Los diplomáticos de Israel se “enorgullecen” de los “esfuerzos del ministerio por luchar por lo que es correcto y moral“, agregó más tarde Nachshon en su cuenta de Twitter.

Mofándose del voto “ridículo“, el primer ministro Benjamin Netanyahu expresó su aprecio por el “hecho de que un número creciente de países se nieguen a participar en este teatro del absurdo“.

En una declaración emitida por su oficina se habló del “gran número” de países que no respaldaron la Resolución A / ES-10 / L.22, y señaló que entre ellos se encuentran los países que visitó en Europa, África y América Latina.

Que México, Argentina y Hungría se abstuvieran en la resolución es un verdadero logro. Son países que normalmente habrían votado con sus respectivos bloques regionales. Colombia se abstuvo, como lo hizo en resoluciones anteriores relacionadas con el conflicto israelo-palestino.

Kenia no votó en absoluto, lo que podría estar relacionado con la visita relámpago de Netanyahu a Nairobi el mes pasado para asistir a la toma de posesión del presidente Uhuru Kenyatta.

En 2017, Netanyahu también visitó Estados Unidos (que se opuso decididamente a la resolución) y Australia (que se abstuvo).

Pero el primer ministro también viajó este año a ocho países: Singapur, Rusia, Francia, Bélgica, Liberia, Gran Bretaña, Grecia y China, que emitieron sus votos a favor de la resolución.

No obstante, los resultados de la votación del jueves indican un ligero impulso para Israel si se los compara con los votos previos de la Asamblea General con respecto al conflicto entre israelíes y palestinos.

En noviembre de 2012, por ejemplo, 138 países respaldaron una resolución que otorgaba el estado de no miembro al “Estado de Palestina“: 10 más de los que rechazaron el reconocimiento estadounidense de Jerusalén. (El mismo número de países se opuso a la moción de 2012, pero seis países más se abstuvieron).

Hace menos de un mes, 151 países votaron a favor de una resolución de la Asamblea General sobre Jerusalén que condenó a Israel en términos mucho más duros que la votación del jueves. Solo seis países se opusieron a esa moción, mientras que nueve se abstuvieron.

¿Qué le dirá Netanyahu a Modi?

Los resultados del jueves merecen un análisis más detallado.

Comencemos con las malas noticias para Israel y EE.UU.

Canadá y Australia, tradicionalmente los defensores más firmes de Israel en los foros internacionales, no reunieron ningún voto, simplemente se abstuvieron.

Las otras grandes potencias del mundo, entre ellas muchos amigos y aliados del estado judío, todos apoyaron la resolución (excepto EE.UU., por supuesto).

Gran Bretaña, Francia, Rusia, China, Alemania, Italia, Japón, Corea del Sur, Brasil e India votaron a favor de la moción, que instó al mundo a “abstenerse del establecimiento de la misión diplomática en la Ciudad santa de Jerusalén” y llamó a “acabar con la ocupación israelí que comenzó en 1967“. Uno se pregunta si Netanyahu mencionará el voto afirmativo de Nuva Deli con al Primer Ministro Narendra Modi durante su visita el próximo mes.

Por el lado positivo, Netanyahu, que también es ministro de Asuntos Exteriores, logró romper el consenso europeo sobre el tema.

En cuestiones de política exterior, a los Estados de la Unión Europea les gusta tomar posiciones comunes, y el vehemente rechazo de la UE a la medida de Trump en Jerusalén ha quedado bien establecido. Aún así, Hungría (que visitó Netanyahu en julio), Polonia, Rumania, la República Checa, Letonia, Bosnia-Herzegovina y Croacia se abstuvieron.

La mayoría de los países africanos tradicionalmente se aliaron con los palestinos, pero el Togo votó en contra y Rwanda, Malawi, Uganda, Lesotho, Guinea Ecuatorial y Sudán del Sur se abstuvieron. Kenia estuvo ausente.

¿Qué hay detrás de estos éxitos?

El esfuerzo concertado de Netanyahu para expandir las relaciones exteriores de Israel más allá de sus aliados tradicionales, con un enfoque renovado en África, Europa Central y América Latina, evidentemente jugó un papel.

Pero la abstención de Antigua y Barbuda y la ausencia de Mongolia también podrían tener algo que ver con la advertencia de la administración estadounidense de que podría suspender la ayuda a países que se atrevan a apoyar la resolución. Minutos antes de la votación, la embajadora de Estados Unidos Nikki Haley, que el martes dijo que Estados Unidos “anotaría nombres” cuando surgió la resolución, advirtió una vez más que Washington “recordará” cómo votaron los países sobre el asunto.

Mirando hacia el futuro

En última instancia, puede no importar mucho en el terreno. Después de todo lo dicho y hecho, A / ES-10 / L.22 es solo una resolución más no vinculante de la ONU.

Para que se resuelva el conflicto israelo-palestino, ambas partes deberán ponerse de acuerdo para ponerle fin. La decisión de Trump en Jerusalén y el posterior oprobio del mundo musulmán podrían haber retrasado aún más el regreso a la mesa de negociaciones. Pero ese sigue siendo el camino viable hacia una paz duradera.

Mientras tanto, los palestinos celebran otra victoria diplomática que no los acercará más a su objetivo de estadidad, y los israelíes están buscando adornos de plata en el hecho de que la abrumadora mayoría de los países que votan en contra de ellos se ha reducido un poco.

Todo es relativo.

Fuente: The Times of Israel  – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico


Promover igualdad de oportunidades educativas a jóvenes que provienen de hogares de medios-bajos/ bajos recursos y tienen muy buen desempeño académico para evitar la desafiliación del sistema educativo.

Entrar al Programa

Actividades

Ver todas las actividades