Noticias

HAMÁS, GAZA, ISRAEL Y EL DERECHO A DEFENDERSE DEL TERROR

ACOM

La prensa internacional suele aprovechar estas ocasiones para, en su mayor parte, hacerse eco de la propaganda palestina, ocultando el contexto de cada situación cuando no parte importante de los hechos. Esta narrativa tiene por fin criminalizar a Israel por incidentes que siempre se inician por orden de Hamás y es una parte esencial de la estrategia de la organización terrorista, que sacrifica a su propio pueblo para obtener estas victorias mediáticas con escasa transcendencia política y que sólo hacen más difícil una resolución del conflicto.

Desde ACOM queremos arrojar luz al respecto, ofreciendo datos contrastados que, desgraciadamente, suelen ser obviados en determinados análisis en los medios de comunicación. Creemos que este informe servirá para que los profesionales y los responsables de los medios reflexionen sobre el papel que están jugando actualmente, contribuyendo a la estrategia bélica de Hamás.

• Desde que tomó el poder en 2006 Hamás no ha dejado de hostigar a Israel desde Gaza lanzando, por ejemplo 18.000 proyectiles.

• Israel no ocupa Gaza y no bloquea bloquea la Franja, pero hasta Egipto cierra su frontera por la hostilidad de Hamás.

• ¿Soportaría España miles de proyectiles lanzados a su territorio o la opinión pública pediría acabar con la amenaza terrorista?

• Israel no sólo tiene derecho a defender a sus ciudadanos, sino que tiene la obligación de hacerlo.

• Los ataques israelíes son siempre respuesta a ataques terroristas previos. La violencia patrocinada desde Gaza provoca frecuentemente escaladas de tensión con Israel que en cualquier momento pueden desembocar en una nueva intervención militar con alto coste de vidas, tanto de israelíes como de gazatíes.

La prensa internacional suele aprovechar estas ocasiones para, en su mayor parte, hacerse eco de la propaganda palestina, ocultando el contexto de cada situación cuando no parte importante de los hechos. Esta narrativa tiene por fin criminalizar a Israel por incidentes que siempre se inician por orden de Hamás y es una parte esencial de la estrategia de la organización terrorista, que sacrifica a su propio pueblo para obtener estas victorias mediáticas con escasa transcendencia política y que sólo hacen más difícil una resolución del conflicto.

Los medios de comunicación son una parte más de esta estrategia: sin su colaboración entusiástica Hamás no obtendría rentabilidad propagandística alguna y, por tanto, no enviaría a sus jóvenes a la muerte. Los profesionales y los responsables de los medios quizá deberían reflexionar sobre esto y sobre el papel que están jugando.

Unas notas sobre el contexto

Hay varias mentiras que por mucho que se repitan no dejan de serlo y que sólo la total falta de rigor, el desconocimiento más absoluto o una intención evidente de manipular hacen posible que sigamos viéndolas publicadas de forma frecuente.

La más grosera es, probablemente, hablar de la “ocupación” de Gaza. La verdad es que Israel se retiró de la Franja de Gaza en agosto de 2005, de forma unilateral y obligando a miles de israelíes que vivían en la zona a dejar sus casas en 21 asentamientos que, por cierto, poco después fueron arrasados por hordas de fanáticos palestinos.

Se van a cumplir, por tanto, 13 años de administración completamente palestina, la mayor parte de ellos bajo una violenta dictadura de la organización terrorista Hamás, que ocupó el poder tras imponerse en unas elecciones legislativas pero, sobre todo, tras un enfrentamiento militar con los miembros de Fatah que causó centenares de muertos, la mayor parte de ellos durante varias semanas de 2006. Por supuesto, desde entonces Hamás no ha celebrado de nuevo elecciones libres ni siquiera un simulacro electoral al estilo de sus patrocinadores iraníes.

Tampoco es cierto que la Franja de Gaza sea un territorio completamente bloqueado en el que no pueden entrar ni salir mercancías y personas. Sí es verdad que tanto las autoridades israelíes como las egipcias cierran habitualmente los pasos fronterizos cuando hay problemas o disturbios al otro lado, pero si no es así numerosos tipos de bienes traspasan las líneas divisorias llevando al interior de la Franja alimentos y todo tipo de materiales a excepción de armas y aquello que pueda tener un uso militar. Así mismo, tanto electricidad como el combustible llegan habitualmente a Gaza desde Israel.

Por otro lado, es normal que sea difícil traspasar la frontera a un país ante el que eres abiertamente hostil, pero el hecho de que también la divisoria con Egipto esté cerrada tantos o más días que la frontera con Israel nos da una idea de las precauciones que las autoridades del Estado Hebreo se ven obligados a tomar con Hamás.

Aún así, hay diversas razones por las que habitantes de Gaza se les permite pasar a Israel, una de ellas es por motivos de salud: hasta 30.000 gazatíes fueron tratados en 2016 en hospitales israelíes.

Algunos detalles de la historia reciente.

Desde la toma del poder por parte de Hamás el acoso a Israel ha sido una constante: con oleadas de mayor intensidad y épocas más tranquilas, unos 18.000 proyectiles de diferentes tipos han sido lanzados desde la Franja a territorio israelí. Para ello se han usado cohetes caseros, morteros y en los últimos años también cohetes más sofisticados capaces de alcanzar incluso las cercanías de Jerusalén.

Estos ataques constantes han obligado a Israel a dotar de un completo, complejo y muy costoso entramado defensivo al sur del país, que va desde la tecnología punta de la Cúpula de Hierro -un sistema antimisiles que intercepta una parte importante de los proyectiles lanzados- hasta levantar protecciones de hormigón armado en todo tipo de instalaciones: guarderías, colegios, centros públicos o paradas de autobús; además de cientos de refugios en los que los israelíes tienen que esconderse cuando suenan las alarmas por los lanzamientos.
En este sentido, es importante señalar que si bien es poco frecuente que estos bombardeos causen daños personales, esto no se debe a que sean inocuos o que no pretendan matar, si no lo logran es gracias a estos costosísimos pero eficaces sistemas de protección, así como a la preparación de una población civil que ve continuamente alterado el transcurrir normal de su vida pasando no pocas noches en los refugios.
La mayor parte de las operaciones militares israelíes en Gaza han venido precedidas de oleadas de estos ataques, el verano de 2018 no ha sido una excepción: la Fuerza Aérea ha bombardeado contundentemente sólo después de que un soldado israelí fuese asesinado en la frontera.
En otras ocasiones, por ejemplo en el verano de 2014, a los bombardeos se les unieron otros ataques criminales como el secuestro y posterior asesinato de tres adolescentes israelíes.

Los túneles.

Una de las cuestiones que prácticamente no aparece en la prensa internacional (y si lo hace es sólo de una forma tangencial) son los túneles que Hamás construye continuamente con inicio en Gaza y final en Israel y también en Egipto.

Además de usarse para el contrabando de armas los túneles tienen como objetivo servir de infraestructura para cometer actos terroristas en suelo israelí y atacar objetivos militares y, sobre todo, a civiles inocentes.

Promover igualdad de oportunidades educativas a jóvenes que provienen de hogares de medios-bajos/ bajos recursos y tienen muy buen desempeño académico para evitar la desafiliación del sistema educativo.

Entrar al Programa

Actividades

Ver todas las actividades