Noticias

Buscar la libertad a través del violín

Tenía 16 años cuando se fue a España, solo con sus ganas de estudiar y las ilusiones de cualquier adolescente que quiere hacer música. Después, la vida llevaría a Federico Nathan por Estados Unidos, París, Berlín, Holanda donde pasó los últimos cuatro años, y por otros destinos, pero siempre con un pie en suelo español. Allí, precisamente en Valencia, tiene su hogar ahora, ya que fue elegido para dar clases en el instituto Berklee local.

"Acá hago base, pero es chico, entonces toco pero no mucho. Más que nada doy clases", cuenta en charla con El País, de camino a un ensayo, en la previa de una vuelta a Uruguay que tiene como gran propósito tocar. Este jueves a las 21.00, el violinista de trayectoria internacional vuelve a su ciudad para presentar el espectáculo AllOne. El show es en La Trastienda, quedan entradas en Red UTS desde 460 pesos, y estarán como invitados La Jarana y la cantante Julieta Rada.

A la distancia, Nathan dice que fue "necesario y bueno" irse de su casa siendo adolescente para formarse en el exterior, aunque también reconoce que, en el momento y con esa madurez emocional, no aprovechó todo.

Hoy, está claro, las cosas han cambiado bastante: toca en la Orquesta Metropole holandesa, ganadora de varios Grammy; ha compartido escenario con figuras de relevancia internacional, se desarrolló como compositor y estuvo nominado a los últimos Graffiti por su disco "Jagüel", editado en formato trío.

Después de presentaciones en diferentes formatos, Nathan vuelve ahora con su más reciente proyecto, AllOne, en el que toca solo, con pedales y recursos electrónicos, y repasa "todas las cosas que me marcaron hasta ahora, todas las experiencias". "A mí me gusta experimentar con cosas, probar diferentes sonoridades", explica Nathan, "y se fueron acumulando composiciones mías, improvisaciones, experiencias que accidentalmente fueron desembocando en este proyecto. No fue algo superplaneado".


"El loco" de Federico Nathan

—El violín tiene mucho peso en tu familia. ¿En qué momento decidiste dedicarte al instrumento por vocación, y no para sostener un legado?

—Yo empecé a tocar a los 8, y me empezó a gustar después de haber tocado guitarra, rock, de haber probado varias cosas, recién con 13 años. Recién ahí empecé a sentir que era lo mío, que estaba bueno.

—Este espectáculo integra de algún modo la música clásica y la popular, que te han acompañado. En el circuito profesional en el que te movés, ¿sigue existiendo esa barrera?

—Sí que me he encontrado más acompañado en esta visión. Ahora mismo es muy difícil hablar de un estilo de música; el jazz en sí, como el estilo que uno recuerda, ya es un museo. Ahora la palabra "jazz" refiere a una fusión, una libertad de expresión, y yo me siento muy identificado con eso.

PREMIO

Un reconocimiento en casa

El 12 de diciembre, Federico Nathan será reconocido por la B'nai B'rith Uruguay, a quien le entregará el Premio Fraternidad Cr. Máximo Brenner. Este programa busca reconocer la cultura en el país, y representa para el violinista un viaje a Israel con una agenda específica de su especialidad, durante 10 días.

El jurado que eligió a Nathan es integrado por el coordinador de la Orquesta Filarmónica de Montevideo, Álvaro Méndez; el director de Orquestas Juveniles del Sodre, Ariel Britos; y el maestro Federico García Vigil.

Promover igualdad de oportunidades educativas a jóvenes que provienen de hogares de medios-bajos/ bajos recursos y tienen muy buen desempeño académico para evitar la desafiliación del sistema educativo.

Entrar al Programa

Actividades

Ver todas las actividades